Mujer en esta página te abrimos los brazos para acogerte y decirte que en lo que te podamos servir estamos para ello, que lo hacemos de una forma incondicional y te aceptamos como eres, no importando nada que para ti pueda ser perjuicio, de igual manera te decimos que al ser mujeres que sirven a Jesús proclamamos que Jesús es quien más te ama en el mundo entero, tanto que dio su vida por ti y al hacerse hombre lo hizo para identificarse con nosotros, así que nadie te entiende como Él y sufre, llora y ríe contigo, porque como es una persona siente lo mismo que nosotras, por tanto ya tienes eso a tu favor, que solo Él se conmueve y tiene Misericordia por ti, el consuelo te lo obsequia a través de su Santo Espíritu que lo envío a la tierra para ese fin.

La bondad hace parte de su corazón y te la manifiesta en todo momento, su paz te arropará para que vivas tranquila y confiando solo en Él, el gozo que nos regala es eterno y por eso a pesar de estar en tiempos difíciles el nos fortalecerá, su amor es eterno y no varia jamás, como no cambia permanece y por eso nos inunda como tierra fértil para que demos ese fruto por doquier, es nuestro Ayudador para que cuando no sepas que hacer El esta presto para asistirte y mostrarte lo que debes hacer, su mano te fortalece, levanta y te guía en el Camino que es Él mismo, como el es la Luz no tendrás ya tinieblas y al ser el Buen Pastor te apacienta en verdes prados llevándote a beber su Agua de Vida para que no tengas sed jamás, teniéndolo a Él en tu corazón, lo tienes todo porque en Él todo lo podemos, por eso te decimos BIENVENIDA.

LUCAS 8:2,3

“Y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios; 3 Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana,”

Y muchas más que le servían con sus propios Bienes.